miércoles, 26 de octubre de 2011

Diálogo entre un socialista y un anarquista

El nuevo tema trata sobre el movimiento obrero, y el nuevo trabajo de clase ha consistido en elaborar un diálogo en que pudieran verse reflejadas las diferentes ideologías y métodos de lucha contra el capitalismo que se extendieron entre la clase obrera. Este es el que ha elaborado mi grupo, apegándose más al estilo de una tertulia radiofónica que al de la interpretación teatral:

(Charlot está sentado en la barra de un bar, tomándose una copa. Bak y Karl entran y se sientan junto a él, discutiendo la planificación de una huelga. Interesado, se adhiere a la conversación. Robert, que espía para la policía, al oír retazos de la conversación, se une a ella, fungiendo ser un revolucionario).

Bak: … es imperativo hacer una huelga, lo que se está haciendo en esa fábrica es inaceptable.

Karl: Lo sé, pero después de las represalias que tomó la policía la última vez están todos aterrorizados. Nadie quiere acabar en la cárcel, y menos teniendo una familia que alimentar.

Bak: Alimentar… ¿con qué? ¿Con la calderilla que les pagan?

Karl: No es a mí a quien tienes que convencer, Bak.

Charlot: Disculpad, pero… ¿estáis hablando de la fábrica de armamento que hay a dos calles de aquí? ¿De verdad se está organizando una huelga?

Karl: ¿Huelga? ¿Hemos mencionado nosotros una huelga? ¿En qué podría interesarte a ti eso?

Robert: (para sí mismo) ¿Están hablando de una huelga? Esto puede resultar peligroso…

Charlot: Soy un obrero de la fábrica.

Bak: Si eres un obrero… Sí, estamos organizándola, pero de momento los obreros miembros del sindicato no se ponen de acuerdo.

Robert: No he podido evitar oíros hablar… Me llamo Robert, soy un obrero de la fábrica, un revolucionario, como vosotros. ¿Cuándo se supone que va a ser la huelga?

Bak: Aún no lo sabemos con certeza.

Karl: Si las cosas siguen así, la semana que viene, seguramente.

Robert: (para sí mismo) Tendré que informar de esto… (para los demás) Ya… ¿y no os parece un método demasiado… radical?

Bak: ¿Radical?

Robert: Sí, radical. Podría poner en peligro la producción.

Karl: Pero dejemos las cosas claras, chico, ¿tú apoyas o no apoyas la revolución?

Robert: No, no, si yo apoyo la revolución, por supuesto que sí. Lo que no entiendo es por qué tenemos que hacer huelgas y manifestaciones. Me parece demasiado extremista.

Charlot: ¿Demasiado extremista? ¿Y trabajar diez horas al día todos los días no te parece extremista? ¿O que tus hijos también tengan que hacerlo aunque no levanten tres palmos del suelo? ¿Saber que si mañana caes enfermo no tendrás dinero ni para comprarte un mendrugo de pan, eso es normal?

Karl: (a Charlot) Tranquilo, muchacho. (A Robert) ¿Y qué pretendes? ¿Llamar educadamente a la puerta del dueño de tu fábrica y pedirle, por favor y con su permiso, que permita que sea propiedad de todos y se convierta él también en uno más entre los obreros?

Bak: No lo descartes tan pronto, a lo mejor funciona. Siempre que al hombre le de tal ataque de risa que caiga muerto, claro está.

Charlot: Yo no acabo de entenderlo bien. ¿Por qué vivimos en esta clase de sociedad? ¿Quién decidió exactamente que el dinero te diera poder sobre la vida de la gente?

Robert: Eso no importa.

Karl: ¿Ah, no? A mí sí que me parece muy importante. Denota deseos de aprender.

Robert: (para sí mismo) Sí, eso, eduquemos a los obreros. Seguro que eso los hará más dóciles.

Bak: Lo que yo digo, hay que extender la educación. Si la mayor parte de la población sigue siendo analfabeta, con o sin revolución, no llegaremos a ninguna parte.

Charlot: Estoy de acuerdo con eso. Por mis hijos, principalmente. Me gustaría que pudieran tener una vida mejor de la que yo estoy teniendo.

Bak: Exacto. Y no hablo de extender esta educación que tenemos ahora, no, eso no serviría de nada.

Karl: A ver, Bak, no empieces, que nos conocemos.

Bak: ¿Que no empiece? Incluso el sistema educativo es retrógrado. Sólo pueden acceder los hijos de los ricos, y las mujeres, en ocasiones, ni eso. Sólo les imparten nociones básicas de escritura, cálculo y aquello que se considera apropiado para ellas, como costura, música, religión… Así sólo se imparte la incultura de manera encubierta. Debería haber igualdad en la educación, tanto entre clases, como entre sexos.

Robert: ¿Educar a las mujeres? ¿Pero qué disparate es… Oh, sí, por supuesto, completamente de acuerdo.

Karl: Sí, sí, démosles poder a las mujeres y eduquémoslas, estoy de acuerdo. ¿Pero tú de verdad  crees que ahora mismo están preparadas para ello?

Robert: (tose) NO (tose).

Charlot: No sé… realmente, mi mujer es muy inteligente. Y mi hija también es bastante espabilada…

Bak: Si seguimos relegándolas al papel de esposas, madres y nada más, desde luego, no lo estarán nunca, aunque tengan tantas capacidades como los hombres. Y seguiremos haciéndolo, hasta que no empecemos a considerarlas como nuestras iguales, cosas que no ocurrirá tan y como estamos, y menos si chicos y chicas siguen estudiando por separado.

Karl: Exageraciones. En lo que a mí respecta, la igualdad de la mujer, por muy ideal que sea, no es ni mucho menos un asunto prioritario. Pero bueno, hijo, iba a desvelarte los misterios de la sociedad en la que vives. Verás, nuestra sociedad está marcada por la lucha de clases.

Bak: Esta lucha siempre ha existido, incluso antes del capitalismo. Siempre ha habido unos que mandan y otros que obedecen, y estos últimos siempre han sentido un profundo descontento por ello.

Karl: Centrándonos solo en la sociedad capitalista, esta lucha empezó a principios del siglo pasado, cuando los obreros, descontentos por su situación y sin saber a quién echarle la culpa, se volvieron contra las máquinas.

Charlot: Tiene mucho sentido. Si no hay máquinas, no pueden hacernos trabajar a ese ritmo…

Robert: Sí, ¡rompamos máquinas! (Para sí mismo) Oh, no. Esto dará lugar a muchos problemas.

Bak: En realidad no dio resultado. La sociedad no cambia con eso. Siempre se puede crear una máquina nueva.

Robert: Menos mal…

Karl: Luego hubo un movimiento político a favor del sufragio universal, el cartismo, pero no tuvo éxito. Es una auténtica vergüenza…

Charlot: Ya va siendo hora… Vale la pena luchar por eso…

Robert: (para sí mismo) Bueno, en esto no puedo negar que tengan razón… (para los demás) Es nuestro legítimo derecho.

Bak: Como si sirviera para algo… Luego surgió el socialismo utópico, compuesto por corrientes de pensamiento tan idealistas que era verdaderamente imposible llevarlas a la práctica.

Karl: Y entonces aparecieron las vigentes hoy en día: el socialismo y el anarquismo. Buscan ambas lo mismo: una revolución social, con la que derrocar a los que están ahora mismo en el poder.

Bak: Tenemos que acabar con todas las formas de dominación de la sociedad actual: el Estado, la colonización, la religión, el matrimonio…

Charlot: ¿La religión y el matrimonio?

Robert: (para sí mismo) No, si es que aparte de peligrosos, ¡sacrílegos!  (para los demás) Oh, sí, por supuesto, apoyo completamente la moción.

Bak: El matrimonio tiene que desaparecer. Mientras las personas sigan manteniéndose unidas por obligación no podremos hablar de libertad, de respeto ni mucho menos de amor.

Karl: A mí, personalmente, me resulta incomprensible por qué tengo que pedirle permiso a un seri imaginario para acostarme con mi mujer, pero no acabo de entender qué tienes en contra del matrimonio civil, Bak.

Charlot: ¿Imaginario? ¡Virgen santísima!

Karl: ¿Lo ves? Con tantas beaterías no vamos a ninguna parte.

Charlot: ¿Rechazas la existencia de Dios?

Karl: Sí.

Bak: Mientras siga habiendo gente autorizada a decirnos en qué creer jamás podremos hablar de auténtica libertad. Y respondiendo a tu pregunta, Karl, me remito a lo que ya dije antes: las ataduras no son sinónimo de respeto ni mucho menos de amor, sino todo lo contrario.

Karl: Tan exagerado como siempre. En fin, una vez derrocado el gobierno actual, el plan es instaurar una dictadura del proletariado, es decir, nosotros, para organizar la sociedad durante un tiempo (diez, cincuenta años, los que sean) antes de destruir definitivamente el Estado y establecernos en comunidades voluntarias de personas que…

Bak: ¿Plan? ¡No es ningún plan! Nosotros no pensamos tolerar esto. ¿Pretendes librarme de una dictadura para meterme en otra? ¿En qué nos beneficia eso?

Karl: ¡No beneficia en que la dictadura la instauraremos nosotros, gente con tu misma ideología, con tus mismos objetivos!

Bak: Gente que tendrá poder para decirme cómo debo actuar, Karl, y eso no estoy dispuesto a tolerarlo, venga de donde venga. No soy tan hipócrita.

Charlot: ¿Pero qué tiene de malo? Será gente como nosotros, con nuestras mismas ideas, que actuará en nuestro beneficio. ¿Por qué será hipócrita?

Karl: ¿Hipócrita? No es hipócrita. (a Bak) ¡Obtuso, eso es lo que eres! Imagina que seguimos tus planes. ¿Realmente piensas que será tan fácil? ¿Qué la gente podrá organizarse de manera natural e instintiva? Cundirá el pánico, y necesitaremos una guía, aunque sea al principio.

Bak: Siempre habrá excusas para mantener el Estado, ¿es que no lo entiendes? Si no acabamos con él y todas las formas de dominación de inmediato volveremos a ser presa de ellas.

Charlot: Ah, claro…

Robert: Exacto, tenemos que destruir el Estado, ¡acabemos con todos ellos! (golpe en la mesa)

Karl: Di lo que quieras. Mi ideología está más extendida, de cualquier manera.

Bak: Aquí. Pregunta en España o en Italia, a ver qué te responden.

Karl: Me encantaría, Bak, te aseguro que sí, pero, ¿acaso han empezado siguiera a construir vías de ferrocarril para que pueda llegar allí? Tu ideología está más extendida allí donde hay mayor cantidad de analfabetos, ¿qué te dice eso?

Charlot: Sí, por supuesto…

Bak: Que la tuya tiene más posibilidades de estar influida por el capitalismo.

Charlot: Bueno… ¡Bueno, ya está bien! Tranquilizaos. Ya discutiremos ese punto en concreto más adelante.

Karl: Sí… tienes razón. Muy bien, en lo que los dos estamos de acuerdo es en que los medios de producción tiene que ser públicos.

Bak: Deberían serlo todos los bienes. Desde el momento en que exista el concepto de propiedad privada miraremos solo en nuestro por nuestro propio bienestar.

Karl: ¿Cómo lograr eso? Uniéndonos. Una ciudad de obreros rebelados no va a cambiar nada. Pero dos, todo un país, el mundo entero… Mirad lo que está ocurriendo en Rusia ahora mismo. Con ese fin se crearon las Internacionales Obreras, con el de unir a los Pueblos. La Primera a lo mejor hubiera tenido éxito, si no hubiera sido por los anarquistas…

Bak: ¿Por nosotros? Sandeces.

Karl: La Primera Internacional fracasó por vuestra culpa.

Charlot: ¿Es tan necesario echarle la culpa a alguien?

Bak: ¿Nuestra? No veo por qué tenemos que asumir la responsabilidad de que para vosotros luchar contra el capitalismo sea darles la mano, sonreír alegremente y poco menos que lamerles los zapatos.

Robert: (para sí mismo) Me pregunto si realmente tendré que informas… Ya se están asesinando ellos solos.

Karl: Lo distorsionas. No se puede desencadenar una revolución social de la noche a la mañana, antes tenemos que extender nuestra influencia, hacernos oír, y si para ello tiene que haber elecciones, ¡bienvenidas sean!

Bak: Eso no nos hace mejores que ellos, nos estamos adhiriendo a un sistema en el que unos tienen poder sobre todos y eso no solo se tolera, ¡sino que se incentiva bajo la idea de que nos permiten elegir! ¿Y qué hay de la segunda Internacional? ¿La culpa de su fracaso es también nuestra?

Karl: No, pero tampoco es nuestra culpa que de repente estallara una guerra. ¿O sí?

Robert: Bueno, el asesino del conde era un revolucionario serbio…

Bak: La intención fue buena.

Karl: Oh, claro, la intención. Quiero matar a mi suegra para que deje de amargarme la vida; la intención es buena. Verás lo feliz que se pone mi mujer cuando se lo cuente.

Bak: No seas cínico. Vosotros también admitís que la revolución va a ser muchas cosas, pero pacífica, no. ¿Cuál es la diferencia entre acabar con aquellos que están en el poder ahora o hacerlo después? Al menos ahora sirve para enviar un mensaje.

Charlot: ¿De violencia?

Bak: De rebelión.

Robert: Violenta.

Karl: Bueno, chicos, decidme, una vez oído todo esto, ¿quién de vosotros estaría interesado en afiliarse al Partido Socialista y votarnos en cuanto sea posible?

Bak: No le hagáis caso. Absteneos. No pretendáis ser como ellos, sólo os estaríais engañando, no mantengáis su juego en marcha.

Charlot: Yo estoy realmente interesado en el Partido Socialista.

Bak: (bufa)

Robert: Y yo. En todo eso. En rebelarme. Muy interesado. De hecho, creo que voy a ponerme a ello ahora mismo. Si me disculpáis… ya hablaremos más tarde. (Para sí mismo) Tengo que notificar a la policía de todo esto.

Bak: Sí, aquí queda tema para rato…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada